"Some time later"

viernes, 19 de marzo de 2010

PLANETARIO


Por fin ha llegado el momento tan esperado y a la vez temido. Instalo cómodamente el cuerpo en la hamaca que mi galán me ofrece. Me insta a que me recline, y gustosa acepto, con recién descubierta holganza Su gesto es una invitación a que me deje llevar, a que me olvide. Por encima de nosotros sobrevuela un planetario que me hipnotiza; a un lado, una bandeja de exquisito licor me espera; al otro, bizarros instrumentos para mí sola dispuestos.

Abro la boca y dejo que se introduzca en mí. Yo hoy soy la sumisa, la que todo permite. Sus manipulaciones me causan algo de dolor, que luego se ve amortiguado con sutiles toques que me reconfortan. El tiempo pasa despacio mientras los planetas giran; estrellas fugaces se dibujan en mi mente, paradisíacos parajes donde sin rumbo navego.

Una mujer nos contempla desde un rincón; intercambian susurros entre ellos que no llego a discernir, ni me importa: hoy voy a dejar que decidan ellos.

Cuando vuelvo a la calle, tengo dos empastes nuevos y cien euros menos en la cuenta, pero soy prácticamente feliz.

3 comentarios:

Joselu dijo...

Tu descripción metafórica me ha recordado que pronto, muy pronto, tengo que ir al dentista. Interesante la dualidad planetario-sala del dentista. Me alegra poderte leer. Mañana publicaré un post que espero que te guste. Es un poco largo, pero creo que se leerá ligero.
Un cordial saludo.

chabela dijo...

Jaja, pues, curiosamente, ese era el nombre del aparatejo del dentista...Eso me dio la idea...Para algo sirve la literaturización;mientras me hacían cosas no muy placenteras pensaba en lo que escribiría luego y se me hizo más ligero. Muchos saludos.

Franco Chiaravalloti dijo...

He tenido el honor de haber escuchado en persona, y de boca de la propia autora, la recitación de esta acertada y bonita prosa.

He tenido el honor, y en mi propia casa.